Una novia guapa y elegante, y mas aún con el buen trabajo de Salvia Peluquería,

una pareja que no paraba de sonreir, Manolo y Bea,

unos invitados que no pararon de disfurutar,

una ceremonia en un lugar con mucho encanto, El convento de Santo Domingo,

una celebración donde todo fue como siempre, genial, Parador Atlántico de Cádiz,

una fiesta en la que todos nos volvimos adolescentes con Mirrorball,

resumiendo,

Increible boda ¡¡¡¡¡¡

Felicidades pareja.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies